Imperdonable

Basura por doquier y llanto que matizan el fastidio con los hedores permanentes en el aire ¿acaso las figuras infantes merecen sufrir el facilismo de quién les engendra? Culpables de su ignorancia, culpables de su impotencia, culpables de su fragilidad, son los indirectos causantes de su desgracia atribuida. Pertenecen a los parias que ingenuamente reproducen el infame círculo de miseria que terminará por consumirles: crían el monstruo que les devorará, a quien se entregarán embelesados e inconscientes  o conscientes de mentiras, consentidos por los y las maestres de su realidad. Urano en su humanidad más absoluta e imperdonable: los crea y los devora. Imperdonable.

 

Él Loco


Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Paola (lunes, 22 febrero 2010 16:56)

    ¡Pobres infelices!